Cuerpo #15: Daniel Rohrbough

El cuerpo #15, Daniel Rohrbough, fue encontrado en el exterior del instituto, al pie de las escaleras de cemento que comunican el parking con la entrada oeste. Vestía camiseta verde, pantalones vaqueros, calcetines blancos y zapatos negros.
 .
Posición inicial del cuerpo. Fotografía de Rodolfo Gonzalez para el Rocky Mountain News.

Los resultados preliminares de la autopsia llevada a cabo por el Dr. Galloway indicaron que Daniel tenía una abrasión en la mejilla derecha y moretones en el lado derecho de su frente, sobre su ceja derecha. Ambas marcas consistentes con su caída al suelo sobre su lado derecho.

Se identificaron un total de cinco heridas de bala, orificios de entrada y salida, en su cuerpo. Una herida de entrada en la zona frontal superior izquierda de su pecho; una herida de entrada en el lado izquierdo de su abdomen; heridas de entrada y salida en su rodilla izquierda y una herida de salida en la parte superior derecha de su espalda.
.

Junto al cuerpo se encontró una lata de refresco Dr Pepper con todo su contenido derramado por el suelo de forma paralela a la disposición de la víctima y mezclado con manchas de sangre.

Inicialmente Daniel quedó tendido boca abajo tal como se puede apreciar en la fotografía que tomó Rodolfo Gonzalez, fotógrafo del periódico Rocky Mountain News, desde un helicóptero. Sin embargo, alguien lo volteó más tarde (probablemente alguno de los oficiales que quisieron comprobar su estado) y terminó tumbado sobre su costado derecho como se puede apreciar en el siguiente vídeo de los informativos.

Los estudiantes que fueron evacuados del edificio a través de la puerta oeste de la cafetería se vieron obligados a pasar junto al cuerpo de Daniel, que permanecería en el exterior durante más de un día.

El cuerpo de Daniel en su posición final al pie de las escaleras.

La fotografía del cuerpo de Daniel se ha convertido en una de las más famosas relacionadas con la masacre de Columbine y fue publicada por primera vez en la edición del 21 de abril de 1999 del Rocky Mountain News.

Según declaraciones de Brian Rohrbough, padre de Daniel, la familia se enteró de la muerte del chico cuando vieron la fotografía en el periódico ya que el departamento de policía aún no se había puesto en contacto con ellos para informarlos.

Casi un año después, el periódico Rocky Mountain News recibiría el premio Pulitzer por su cobertura fotográfica de la masacre. El fotógrafo Rodolfo González relató cómo vivió aquella mañana y su experiencia al tomar la foto en la web The Digital Journalist:

Empezó como un día bastante normal. Con una llamada a primera hora de la mañana de parte del editor de fotografía Steve Dykes asignándome que me encargara de cubrir la noticia de que “Mickey y Minnie Mouse se encontraban en la ciudad inaugurando su nuevo Disney Kids Club”, un enorme parque de juegos infantil.

“Bueno, podría ser peor” me dije a mí mismo. “¿…podría ser peor?” Eso es algo que nunca me atreveré a pensar de nuevo. Porque todo se volvió peor, ¡y muy rápidamente!

Mientras guardaba mi equipo y decía adiós a Mickey, Minnie y al gerente del negocio, el mensáfono que llevaba en mi cinturón empezó a vibrar.

El mensaje decía: “TIROTEO EN EL INSTITUTO COLUMBINE, llama tan pronto como puedas”.

Tras llamar a la oficina me di cuenta de que se trataba de algo serio, no de alguna broma llevada a cabo por los alumnos de último curso ni nada parecido. Steve Dykes, el editor de fotografía, fue breve pero conciso: “Necesito que te subas a un helicóptero ahora mismo”. 20 minutos después me encontraba en un helicóptero planeando sobre el instituto Columbine.

Mi helicóptero comenzó a volar en círculos sobre el edificio a bastante altura para no atraer disparos ni agravar la situación que estuviera sucediendo en tierra firme. No sabíamos mucho sobre lo que estaba ocurriendo.

Mientras me asomaba por una de las puertas del helicóptero sujetando un objetivo de 400mm y deseando haber cogido uno más largo, pasamos por el lado sur del instituto y pudimos observar cómo los cristales de las ventanas de la cafetería estaban hechos añicos y cómo el suelo estaba cubierto de pedazos de cristales.

Me llevó unos segundos a causa del viento y de las sacudidas de la cámara debido al movimiento del helicóptero divisar a un grupo de chicos apiñados y escondiéndose detrás de un coche junto a un policía que apuntaba con su arma hacia una de las entradas del instituto. Mientras intentaba enfocar a los chicos que estaban tras el coche, observé una figura sobre la acera en la esquina del marco a través del visor de la cámara.

“Hey, hay un chico tirado en la acera ahí abajo” grité al piloto. En ese momento no tenía ni idea de quién era ni de cuál era su estado. A medida que continuamos volando en círculos sobre el instituto una y otra vez, empecé a decirme a mí mismo, “¡Ahh, no es posible que sea un chico! Quizá sean un montón de mochilas que los estudiantes han dejado caer mientras huían corriendo”. Me imagino que, en el fondo, solo estaba rezando por que se tratara de cualquier cosa excepto de una víctima.

Más tarde averigüé que la víctima tenía un nombre, una familia, una vida. Dan Rohrbough es su nombre. Tenía quince años, estudiante de primer curso, un joven lleno de vida y de promesas. La familia de Dan encontró su foto en la edición del día siguiente. Les confirmó el destino de su hijo después de lo que me imagino que fue una noche eterna de incertidumbre.

Las fotografías tomadas durante aquel día y los que lo siguieron no son fáciles de olvidar. Días de lágrimas, abrazos y enorme dolor y pena que nos pasaron factura a todos.

0 comentarios:

Publicar un comentario


Esta página está dedicada a todos aquellos que resultaron heridos o murieron en el tiroteo que tuvo lugar en el instituto Columbine en Littleton, Colorado, el 20 de abril de 1999. Esta web trata sobre los hechos que tuvieron lugar ese día, da una escueta mirada a la realidad de las acciones de Eric Harris y Dylan Klebold y las consecuencias que éstas tuvieron.

Si has llegado aquí buscando información sobre la masacre del instituto Columbine porque estás investigando o simplemente porque quieres saber lo que pasó, sé bienvenido.