Steven Robert Curnow


Nacido el 28 de agosto de 1984.
14 años.

Steven Curnow soñaba con llegar a ser un piloto de la marina y tenía una relación muy cercana con sus padres. Le encantaba el fútbol y trabajaba como árbitro a media jornada. Su padre Bob era el entrenador de los Blue Devils of the Colorado Rush, el equipo en el que Steven jugaba.

Mi lugar favorito es el campo de fútbol porque allí soy temido como jugador y respetado como árbitro. Me libero de todas mis preocupaciones cuando estoy con el balón o el silbato”, escribió Steven poco antes de su muerte.

Era un gran fan de Star Wars y se lo conocía en diferentes foros de internet sobre la saga en los que participaba. Esperaba con muchas ganas poder ir al el estreno de “Star Wars: Episodio I - La amenaza fantasma” al que finalmente no pudo ir ya que tuvo lugar el 19 de mayo de 1999, tan solo un mes después de su muerte.

El 20 de abril, Steven se escondió bajo una de las mesas de ordenadores, contigua a la que Kacey Ruegsegger estaba utilizando para ocultarse. Recibió un disparo en el cuello por parte de Eric Harris. Steven murió convirtiéndose en la víctima más joven de la masacre. Muchos de los supervivientes de la biblioteca recordaron haber visto su cuerpo acurrucado bajo una de las mesas cuando se dirigían a la salida norte de la biblioteca para escapar.

Su funeral fue el cuarto en tener lugar y se llevó a cabo en el Trinity Christian Center. Fue enterrado en Fort Logan National Cemetery en Denver, Colorado.

0 comentarios:

Publicar un comentario


Esta página está dedicada a todos aquellos que resultaron heridos o murieron en el tiroteo que tuvo lugar en el instituto Columbine en Littleton, Colorado, el 20 de abril de 1999. Esta web trata sobre los hechos que tuvieron lugar ese día, da una escueta mirada a la realidad de las acciones de Eric Harris y Dylan Klebold y las consecuencias que éstas tuvieron.

Si has llegado aquí buscando información sobre la masacre del instituto Columbine porque estás investigando o simplemente porque quieres saber lo que pasó, sé bienvenido.