Patricia Kay Nielson


Edad: 35 años en 1999.

Patti Nielson era una profesora de arte del Instituto Columbine. Tenía tres hijos: Josh (9 años), Elise (6 años) y Mallory (3 años). El 20 de abril, tras finalizar su última clase del día a las 11:10 le tocaba vigilar el pasillo norte del instituto, su tarea consistía en controlar que no ocurría ningún incidente durante el período de almuerzo, que los alumnos no se quedaban merodeando por los pasillos y que no dejaban comida tirada por el suelo.

Cuando se encontraba cerca de las puertas de la entrada oeste comenzó a oír una serie de ruidos procedentes del exterior y vio a un chico sujetando una pistola. Preguntó a un estudiante que pasaba a su lado (Brian Anderson) qué estaba sucediendo. Brian le dijo que seguramente se trataba de una pistola de fogueo que estaban utilizando mientras grababan un vídeo para alguna asignatura.

A pesar de la explicación, Patti consideró que la simulación del uso de armas de fuego en el instituto se trataba de un comportamiento inapropiado, y decidió decirle al chico que se detuviera. Se dirigió hacia allí y, tras pasar el conjunto interior de puertas de la entrada oeste que comunicaba con un pequeño vestíbulo al final del cual se encontraba otro conjunto de puertas que llevaba al exterior del edificio, vio a dos estudiantes tendidos en el suelo afuera junto a la pared norte de la biblioteca (Rachel Scott y Richard Castaldo).

El chico que se encontraba en el exterior con el arma, se giró y miró hacia la entrada oeste, vio a Patti junto con Brian y otros dos estudiantes y sonrió mientras levantaba el arma apuntando en su dirección. Los disparos destrozaron los cristales de las puertas exteriores y Patti y Brian se dieron la vuelta para huir hacia el interior del instituto. Hubo otra ráfaga de disparos y Patti vio a Brian doblarse hacia atrás y caer al suelo. Al mismo tiempo, ella notó cómo una bala pasaba rozándole el hombro derecho.

Tras esto, se puso de rodillas y ambos se dirigieron a gatas hacia el conjunto de puertas interior. Una vez lo traspasaron, se levantaron y corrieron hacia la biblioteca. Patti entró gritando “¡Ayuda! ¡Un chico está armado y nos ha disparado!” y se dirigió al mostrador principal mientras decía a los alumnos que estaban en la sala que se agacharan.

Desde el teléfono de la biblioteca llamó al 911, eran las 11:25 cuando la operadora contestó la llamada (Patti estuvo hablando con ella durante cinco minutos, los cuales puedes escuchar aquí. La grabación dura un total de 26 minutos pero no ha sido hecha pública en su totalidad). Mientras hablaba con el 911 pudo oír cómo los sonidos de disparos y explosiones se iban aproximando a la biblioteca. El pasillo estaba lleno de humo, y cuando este humo comenzó a entrar en la sala, Patti se agachó tras el mostrador principal.

Aunque en un principio Patti creía que tan solo había un agresor, se dio cuenta de que se trataba de dos por los gritos que comenzó a oír y los sonidos de pisadas. Ambos se dirigieron hacia la zona oeste mientras gritaban a los estudiantes que se levantaran y, cuando comenzaron a disparar, Patti dejó el teléfono y se ocultó bajo el mostrador lo más al fondo que pudo, por lo que la operadora del 911 pudo seguir oyendo todo lo que sucedía.

Desde su escondite, Patti escuchó a los atacantes desplazarse por la biblioteca disparando, gritando, riéndose y haciendo diferentes comentarios. Los oyó decir: “¿Crees que te quedan bien esas gafas?”, “¿Quién te crees que eres?”, “Vamos a matar a todos los atletas”, “Mira lo que tenemos aquí, un negrata”. También escuchó cómo algunos de los estudiantes les contestaban, alguien les dijo “¿No creéis que ya es suficiente?” y cuando una chica gritó “¡Oh Dios, oh Dios!” y le preguntaron que si creía en Dios, contestó que sí.

Después se dirigieron al mostrador principal, y uno de los agresores (Dylan Klebold) dijo: “¿Qué tenemos aquí? Un gordo” y el chico (Evan Todd) les contestó “No quiero meterme en problemas”. Tras esto Dylan le dijo: “Ni siquiera sabes lo que es tener problemas, eres patético” y añadió, refiriéndose a Eric: “Haz lo que quieras con este, no me importa”.

Luego, uno de ellos dijo: “Espera, una cosa más”, y lanzó una silla contra la superficie del mostrador, que golpeó justo sobre el lugar bajo el que se ocultaba Patti. Después el otro dijo: “Vamos a la cafetería”, y la biblioteca fue quedando en silencio. Unos cinco minutos después, Patti salió de su escondite miró desde el mostrador pero no vio a nadie en la biblioteca, así que se dirigió a unas de las habitaciones que comunicaban con la zona norte de la biblioteca y se escondió en un armario. Miró su reloj y vio que eran las 11:45.

Desde allí pudo oír más gritos, explosiones y disparos por otras zonas del instituto y escuchó helicópteros. Alrededor de las 13:00 oyó pasos en la habitación en la que se encontraba escondida, y a través de una rendija entre las puertas del armario en el que se ocultaba pudo ver a Lois Kean y Carole Weld, ayudantes de biblioteca, y habló con ellas. Le dijeron que aún no sabían nada sobre si habían atrapado a los agresores y que se estaban escondiendo en una de las habitaciones adyacentes.

Un par de minutos tras la marcha de las dos señoras, Patti escuchó disparos muy cerca y pensó que Lois y Carole habían sido descubiertas por los pistoleros, quienes habían acabado con ellas. Continuó escondida mientras escuchaba los timbres que marcaban el inicio y el final de las clases sonar y disparos esporádicos. Sobre las 14:00 escuchó durante un rato el sonido de cristales rompiéndose en la biblioteca (probablemente se trataba de Patrick Ireland al tratar de salir por la ventana).

Un poco después de las 15:00 pudo oír a alguien en la biblioteca y después en la habitación en la que ella se encontraba y creyó que podría tratarse de los agresores que aún estaban buscando a aquellos que estuvieran escondidos. Pero Lois abrió la puerta del armario en el que se escondía y le dijo “¡Aún estás aquí! Creía que te habían disparado”. Al parecer, Lois y Carole también habían oído los disparos tras su encuentro con Patti y pensaron que los agresores la habían disparado a ella.

Lois y Carole salieron a la biblioteca y desde allí volvieron a llamar a Patti, el equipo SWAT ya estaban en el pasillo. Los agentes las dirigieron a la cafetería y las evacuaron del edificio a través de una puerta ubicada en la zona oeste de la cafetería que comunicaba con las escaleras exteriores que llevaban a la entrada oeste del instituto.

Patti fue tratada en el hospital y enviada a casa ese mismo día. Tenía una herida en la parte posterior de su hombro derecho, una abrasion en el antebrazo derecho y una contusión en la rodilla izquierda. Volvió a Columbine cuando se reanudaron las clases pero, tras dos meses después del inicio del nuevo año académico (agosto de 1999), decidió tomarse un dencanso.

0 comentarios:

Publicar un comentario


Esta página está dedicada a todos aquellos que resultaron heridos o murieron en el tiroteo que tuvo lugar en el instituto Columbine en Littleton, Colorado, el 20 de abril de 1999. Esta web trata sobre los hechos que tuvieron lugar ese día, da una escueta mirada a la realidad de las acciones de Eric Harris y Dylan Klebold y las consecuencias que éstas tuvieron.

Si has llegado aquí buscando información sobre la masacre del instituto Columbine porque estás investigando o simplemente porque quieres saber lo que pasó, sé bienvenido.